jueves, 3 de abril de 2008

DEBÍ ESCUCHARTE

Debí amarte y no dejarte ir...
Cuando me tomaste del brazo y partí
Debí quedarme en ese momento
Y no perder la cabeza por ella

Debí escucharte atento
Y no cegarme a lo que estaba sucediendo
Debí escucharte y detenerme
Debí voltear y verte

Solo sentí una lágrima vacía
Que al tocar el piso estremeció mi vida
Debí detenerme y pensarlo dos veces
Y no correr tras los brazos de esa

Debí creerte y no cegarme a la verdad
El amor disfrazado me volvió a engañar
Debí tomar tu mano suave
Debí secar tu lágrima y caminar

Pude haberme quedado
Pero dije todo idiota: ¡Estoy enamorado¡
Ahora que estoy sufriendo tanto
Recuerdo aquella noche
Recuerdo a aquel triste llanto

Debí escucharte cuando me advertiste
Que a sufrir encaminaba mi vida
Yo no quise aceptar esa premisa
Y ya vez ahora me lamento

Ahora entiendo todo
Ahora todo lo entiendo
Cuando no te aman no puedes hacer nada
Es una condena que acaba con el alma

Pero ahí terco me empeciné
Y lo único que logre fue enloquecer
Teniendo la ternura cerca mío
preferí la locura, el delirio.

Ay como somos los hombres,
Cuanto nos cuesta apreciar
A la mujer que nos quiere ni la miramos
A la mujer que engaña la amamos más.

Ahora me toca aceptar
Que yo tuve la culpa
Por querer según yo amar
Ahora te vengo a rogar

Que me des una oportunidad
Ahora soy yo el de la lágrima
El que viene a rogar
A pedirte ese cariño
Que un día no supe valorar

Espero que no me niegues
Aunque lo merezco quizás
Pero créeme con estas lágrimas en mis ojos
Que te amare de verdad